viernes, 5 de mayo de 2017

LAS 12 LEYES ESPIRITUALES DEL KARMA


Seguro que en alguna ocasión has oído a alguien decir que la vida “es cuestión de karma”, o que algo bueno o malo le ha sucedido por culpa del karma. 
Lo cierto es que este concepto tan ligado a la filosofía budista está muy relacionado con la idea de justicia que se tiene a través de esa religión. 
Pero no se trata de un modelo de justicia que se deba seguir bajo la amenaza de que otros (personas o dioses) nos castiguen si no lo hacemos, sino que, según las leyes del karma, debemos hacer que esa noción de justicia forme parte de nuestras vidas por nosotros mismos.

El concepto de leyes del karma surge a raíz de la filosofía budista, una religión que se basa en un conjunto de conocimientos, hábitos y enseñanzas que, a través de la meditación y los pequeños gestos del día a día, nos permiten ir labrando una transformación de nuestro yo interior. 
Muchas personas sostienen que esta filosofía nos hace más sabios, abre nuestra conciencia y nos hace personas más consecuentes con nuestros actos. 

El budismo tiene una forma particular de entender la existencia y las relaciones entre humanos. Esta religión plantea que la vida es un proceso de cambio constante, proceso que requiere que nos adaptemos y reeduquemos nuestra mente para hacernos más fuertes. Esto solo se consigue logrando ser personas con disciplina y autocontrol, y siendo generosos y agradecidos hacia los demás. 
De este modo, podremos ser capaces de mejorar nuestro estado mental, alcanzando la focalización y la calma espiritual.

Las personas que practican esta disciplina, religión o filosofía; podemos decir que el budismo en general y las leyes del karma en particular nos permiten conectar mejor con nuestras emociones, lograr mejores niveles de comprensión y estar más cerca de la felicidad y el bienestar. Además, el budismo busca un desarrollo espiritual basado en una comprensión holística y humanista de la realidad, intentando que seamos cuidadosos con la forma en que nos relacionamos con otros seres humanos. Las leyes del karma son una manera de plasmar esta filosofía de vida, en la que se busca la armonía entre uno mismo y los demás, en una serie de puntos concretos comunicables verbalmente.

Cabe aclarar que el budismo no es una religión al uso, desde un punto de vista occidental. El budismo es una religión no teísta, puesto que no existe ningún dios omnipotente y creador. En el budismo, las leyes proceden de la naturaleza, y se confía en la libertad de cada ser humano para adherirse a los consejos de esta filosofía, o no. En suma, obrar bien o no tan bien es una decisión individual y, a partir de estas decisiones que tomamos cada día, somos igualmente responsables de las consecuencias y efectos que nos hayamos labrado.

Pero como este artículo no busca promover los preceptos religiosos o filosóficos Budistas, sino explicarlos, voy a contarles ahora: Qué son las leyes del karma y qué nos explican sobre la vida?

Primero, empecemos por definir el concepto de ‘Karma’. Es un término de origen dhármico y proviene de la raíz kri, que significa ‘hacer’. Por tanto, karma es un concepto estrechamente relacionado con la acción, con el obrar. El karma es una energía que nos trasciende, y que es el efecto directo de las acciones de cada individuo.

El Karma es el juez de nuestros actos, es la energía transcendente e invisible que se deriva de nuestros comportamientos y que va acumulando consecuencias y pagos conforme a ellos. El Karma simplemente nos dice que las fuerzas que pusimos en movimiento hace diez minutos o hace diez vidas volverán a nosotros.
Íntimamente ligado a las reencarnaciones venideras, se convierte en la energía que usaremos para limpiar el alma hasta que alcancemos la perfección. Mientras que el Karma simboliza la responsabilidad y el pago por nuestras acciones, la reencarnaciónnos ofrece la oportunidad de seguir avanzando.

Según esto, nosotros tenemos la libertad de comportarnos como queramos desde la primera encarnación y, en consecuencia, acumularemos esta energía. La creación de Karma bueno y malo e intencional o no intencional dictará lo que tenemos que enfrentar y resolver en la vida. Nuestra primera meta es aprender, a través de la experiencia, a ser mejores.

Así, la Ley del Karma no da lugar a la casualidad y en ella encierra 12 leyes que dictaminarán cómo responderemos por nuestras acciones, pensamientos y sentimientos.

Existen doce leyes del karma que nos explican cómo funciona exactamente esta energía trascendental. Nos permiten estas leyes conocer el sentido último de nuestra existencia, mediante las enseñanzas y consejos de la filosofía budista.

Pero, ¿cuáles son estas leyes esenciales del karma que nos propone la filosofía budista? Y más importante: ¿cómo podemos aplicarlas a nuestra vida para ser un poquito más felices y vivir una vida llena de amor y respeto hacia los demás?


1. La gran ley o la ley de causa y efecto:
Hemos crecido con esta ley muy presente aunque no lo sepamos, simplemente nos dice que lo que sembramos es lo que cosecharemos.  Lo que ponemos en el Universo es lo que vuelve a nosotros. La energía negativa enviada a otros volverá de nuevo a ti, pero 10 veces más potente, si siembras vientos recogerás tempestades. El Karma es el juez de nuestros actos que nos ayuda a reflexionar sobre nuestros sufrimientos.

2. Ley de la creación
La vida requiere que participemos de ella. Somos uno con el universo dentro y fuera,somos parte de la corriente de nacimiento de la naturaleza y nuestras vidas se reproducen como el resto de ciclos naturales. Lo que nos rodea nos da pistas sobre nuestro estado interior. Crea las opciones que quieras tener en tu vida, .

3. Ley de la humildad
Lo que te niegas a aceptar, te va a seguir ocurriendo. Si ante alguien o algo solamente ves a un enemigo o algo negativo, entonces no estás en un nivel superior de existencia. Cumplir esta ley significa aceptar sin entrar a valorar la superioridad.

4. Ley del crecimiento
Donde quiera que vayas, siempre estarás tú. Para que podamos crecer en el espíritu somos nosotros los que debemos cambiar y no las personas, lugares o cosas que nos rodean.
Solo tendremos control sobre nosotros mismos en nuestra vida. Si procuramos cambiar nuestro interior nuestra vida también cambiará, esto ha de hacerse con cuidado para que redunde en un beneficio kármico, no faltes de amor a ti mismo.

5. Ley de responsabilidad
Cada vez que algo malo sucede, hay algo mal en ti. Lo que nos rodea nos refleja y reflejamos lo que nos rodea; es importantísimo asumir la responsabilidad de lo que en tu vida está presente.

6. Ley de la conexión
Incluso si algo que hacemos parece insignificante, es muy importante saber que se hace en conexión con todo el universo. Cada paso lleva al siguiente paso y así sucesivamente. Alguien hará el trabajo inicial para que alguien obtenga algo.

7. Ley del enfoque
No se puede pensar en dos cosas al mismo tiempo. Tienes que ir subiendo peldaño por peldaño, poco a poco. Cuando perdemos el norte en nuestra brújula despertamos a la inseguridad y a la ira.

8. Ley del dar y de la hospitalidad
Si tú crees que algo es verdad, entonces en algún momento de tu vida serás llamado a demostrar que es verdad. Da y otorga para poder poner en práctica lo que has aprendido.

9. Ley del aquí y ahora
Mirar hacia atrás y vivir anclados en el pasado es lo que nos impide disfrutar del presente y estar totalmente en el aquí y ahora. Los viejos pensamientos, hábitos y sueños son los que nos impiden renovar nuestro alma.

10. Ley del cambio
La historia se repite hasta que aprendamos las lecciones necesarias para cambiar nuestro camino. Hay que aprender de lo sucedido para seguir avanzando.

11. Ley de la paciencia y la recompensa
Todas las recompensas requieren de un esfuerzo inicial. La mayor gratificación es la que demanda más dedicación, paciencia y persistencia. Amar nuestro sitio en el mundo recompensará nuestro esfuerzo a su debido tiempo, justo cuando hayamos aprendido la importancia de estos valores.

12. Ley de la importancia e inspiración
El valor de algo es el resultado directo de la energía y la intención que se pone en él. Cada contribución personal es también una contribución a la totalidad. Las contribuciones mediocres no tienen ningún impacto en la totalidad, son tan comunes que se anulan entre ellas. Pon todo tu corazón en cada acto para que obtenga el valor necesario.

“La Ley del Karma es la ley que castiga al ignorante y da libertad al sabio.”
-Ernest Holmes

No hay comentarios:

Publicar un comentario